Como sabéis, la Hispanidad, la comunidad hispana que comparte idioma, cultura, historia y cosmovisión espiritual, vive bajo una situación completamente anormal, dividida en 20 pequeñas naciones débiles, empobrecidas, subordinadas, a menudo enfrentadas, presa perfecta para los intereses extranjeros. En un entorno geostratégico dominado por grandes estados continente como Estados Unidos, China o Rusia, la única oportunidad de salir de la pobreza, el subdesarrollo, la subordinación a otras potencias, para muchos de nuestros conciudadanos es acercar a los países de la Hispanidad y dar pasos hacia la construcción de nuestro propio estado continente. Ninguna comunidad en el mundo lo tiene más fácil, ninguna comunidad de 20 naciones comparte espacio geográfico, idioma, cultura e historia.

YouTube player

Es necesario difundir este sentir ya creciente entre muchos conciudadanos que desean un acercamiento de los países de la HIspanosfera. Con ese objetivo hemos creado la asociación HispaUnidad. Necesitamos asociaciones, instituciones que materialicen y difundan ese sentir, instituciones efectivas. Por eso también, hemos decidido desarrollar el premio anual HispaUnidad, premio para el que os pedimos colaboración y que pasamos a explicar a continuación.

Pero antes echemos un vistazo a las escasas instituciones del panorama actual de la Hispanidad: Es lamentable constatar cómo las pocas  instituciones existentes, que podrían resultar con facilidad, con poco dinero, utilísimas para acercar, hermanar, concienciar de lo obvio a las sociedades de nuestros países, no hacen nada. Por ejemplo, las llamadas cumbres iberoamericanas son meros eventos bienales con un poco de relumbre y ningún contenido tangible, la Secretaría General Iberoamericana, el órgano permanente entre estas cumbres, no hace nada, no se le conoce ninguna aportación, es simplemente un aparcamiento de políticos sin ganas de trabajar.

Repasemos también el caso de otra institución que fue muy interesante, el festival de la OTI, también llamado Gran Premio de la Canción Iberoamericana. Este festival de música era una ocasión perfecta para hermanar a los ciudadanos de la Hispanidad en torno a la música, para sentirnos más unidos, para conocernos mejor. En su momento era un festival con mucho impacto, comparable al festival de Eurovisión. Se celebró anualmente desde 1972 al año 2000, y su sede rotaba por todos los países hispanohablantes. Era una institución valiosa, interesantísima. Y desapareció. Las televisiones públicas, los políticos, dejaron de considerarlo interesante, retiraron la financiación y se esfumó. Pero ¿es que acaso la música hispanoamericana no despierta interés? ¿Es que no generaría interés, no movería dinero un festival, un concurso, unos premios de la canción hispana? Pues claro que lo generan, y un interés mayúsculo. Genera tanto interés, genera tanto dinero, generan tanto negocio, hay tanto valor, tanta vitalidad en la música hispana que hasta la gran cultura rival, el mundo anglosajón saca provecho de ello. Generan tanto interés la música hispana que la Academia de la música estadounidense ha creado una versión de sus premios Grammy para la música hispana, los latin grammy (sabemos que prefieren usar la palabra latina en lugar de hispana para desvalorizar nuestra herencia). La realidad que nos encontramos hoy día es así de triste, consecuencia de perspectivas estúpidas y miopes.

Por eso las instituciones que relancen la Hispanosfera sólo podrán surgir de la sociedad civil: los gobiernos son incapaces y miopes. Es más sólo deberán surgir de la sociedad civil:  los gobiernos, obedecen a otros interesés, y antes o después las pervertirán y las echarán a perder. Las instituciones que construyamos deben ser completamente independientes. Deben ser las que entre nosotros, entre tu y yo, construyamos, no podemos pensar que nadie, menos los estados, las construirán por nosotros.

Por eso, como primera herramienta que nos ayude a difundir, a dar a conocer, a visibilizar el sentir del acercamiento de la Hispanidad hemos creado el premio HispaUnidad, que busca honrar a la persona física o entidad que se haya destacado más durante  el año anterior en la defensa y divulgación de los beneficios de la reunificación de la Hispanidad.

El premio será enteramente privado, financiado y elegido por socios y donantes de la asociación HispaUnidad. El premio se dotará económicamente con las aportaciones de los afiliados y las donaciones de simpatizantes de la asociación. Nos hemos marcado un objetivo de recaudación de 9.000 euros para la dotación y organización del premio HispaUnidad 2021, un objetivo modesto, que nos pue primer paso para 

Existen decenas y decenas de personas que han realizado una labor admirable en los cuatro confines de la Hispanidad dignas de un galardón semejante, ensayistas como Elvira Roca, divulgadores como Patricio Lons, politólogos como Marcelo Gullo, historiadores como Julio Carlos González, Pablo Victoria,  y tantos, tantos otros. 

Pero lo más valioso de este premio es que sea genuino, que surja de la sociedad civil y por eso vosotros debéis tener la capacidad de elegir quien de entre todos ellos es el merecedor. Debe ser vuestro premio, el premio de los afiliados a la asociación, de los suscriptores del canal y donantes. Es el premio de vuestros votos.

Demos este primer paso. Quien sabe donde nos conducirá. Tal vez en unos años nos sorprendamos de su repercusión, tal vez en unos años podamos ampliar el premio a otros ámbitos como la música u otras artes. Es un camino que merece la pena ser explorado, y conquistado.

Ayudanos a hacerlo realidad. Cualquier donante de 10€ o más podrá votar para elegir al premiado. En la descripción del video teneís el link a un artículo en nuestra web que explica todos los detalles sobre el premio. Unete al canal, afiliate a Hispaunidad o dona en nuestra web, y vota para hacer crecer la Hispanidad.

Deja una respuesta