A continuación incluimos el link y la transcripción de un nuevo video que indica cuál podría ser un primer paso para empezar a recuperar la unidad de los países de la Hispanidad.

YouTube player

¿Cómo iniciar la reunificación de la Hispanidad?

Como sabéis, desde esta web y desde la asociación HispaUnidad buscamos promover el acercamiento, la reordenación, la reunificación de los paises de la Hispanidad.

No es un ensueño, no es una quimera, es la idea obvia que encuentra cualquiera que indague un poco en nuestra historia, es la única alternativa sólida desde una perspectiva geoestratégica, es seguramente la única vía para mejorar el futuro socioeconómico de la gran mayoría de los habitantes de la Hispanidad,… La pregunta es más bien, ¿cómo es que no estamos avanzando ya en esa dirección? Hay muchas razones que lo explican. No vamos a repasarlas en este video, pero os dejamos el link a un video anterior que apunta cual es probablemente el principal motivo.

En este video queremos apuntar cual podría ser el primer paso a dar para abordar la reordenación de la Hispanidad, un primer paso práctico, lógico, sencillo, con beneficios a corto plazo. Al hablar de este posible primer paso buscamos dos cosas:

desterrar la idea de que avanzar hacia la reunificación es un imposible, una ensoñación y mostrar cómo los beneficios pueden ser incluso a corto plazo.

Antes de concretar este primer paso, conviene hacer 2 consideraciones: 1. El inicio de la construcción de la actual Unión Europea, fue la creación en 1950 de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, compuesta por Francia, Alemania, Italia y los países del Benelux. Sólo 5 años después del final de la terrible segunda guerra mundial, en la que estos países habían estado luchando a muerte entre sí, surge una asociación casi “contra natura”, que buscaba estrechar lazos entre comunidades muy diferentes, a través de un beneficio económico mutuo. Y lo consigue. El beneficio económico mutuo consigue afianzar lazos entre sociedades que no comparten idioma, ni religión, y cuya historia, incluso la muy reciente, es de constante enfrentamiento. 2. El gran valor, el factor geoestratégico crítico de los países de Hispanoamérica, son sus riquezas naturales, mineras y agroganaderas, especialmente las primeras. Sobre esto conviene hacer algunos apuntes históricos: La minería, en especial de la plata, fue un pilar fundamental sobre el que se sostuvo la riqueza de la Hispanidad durante 3 siglos, y que hizo que el real de a ocho fuera la moneda de referencia global, usada desde América a Europa, China, India,… y por supuesto ansiada por las potencias rivales, como Gran Bretaña. Hay quienes desprecian el hecho de que la Hispanidad tuviera un gran pilar económico en la minería. Esto es algo tan estúpido como despreciar hoy día a Arabia Saudi, Kuwait, Catar,… por haber basado su economía en la explotación del petróleo y del gas natural. Es lógico que así fuera. Además, la Hispanidad hizo un considerable esfuerzo científico para sacar provecho de las oportunidades que brindaban las riquezas mineras. Baste citar el descubrimiento de un nuevo método para amalgamar la plata, el llamado “beneficio del patio”, por Bartolomé de Medina en pleno siglo XVI, lo que hizo que se pudieran explotar minas de plata de baja calidad. Otro dato relevante a mencionar para ponderar el esfuerzo científico en relación con la minería, es la opinión de Humboldt, el “neutral” viajero alemán, cuando conoció el colegio de minería de México, hacia el año 1800, quien comentó que era la institución más avanzada del mundo en conocimientos de minería, además de relatar que los mineros de México eran los mejor pagados del mundo, y que ganaban 7 u 8 veces más que los alemanes. Importante saber también, que en la década de 1820, tras la secesión de la Nueva España, Robert Poinsett el repugnante enviado estadounidense que llegó con el encargo de comprar a Iturbide la mitad de México por 4 chavos, y que inoculó el virus de la masonería yorkina en México, explica en un libro como cuando el lo visitó el colegio de minería se hallaba en un estado ruinoso, y cómo también la producción de muchas minas se había parado por completo porque no se había hecho el requerido mantenimiento y no eran explotables. Ese fue a corto plazo el impacto de la secesión sobre la minería. Las riquezas mineras de la Hispanidad siempre habían sido el mayor objeto de codicia de nuestros rivales, en especial, como no, del mundo anglosajón. Un apunte: ya en el libro titulado “Una propuesta para humillar a España”, escrito hacia 1711, se habla de estas riquezas, y el libro traza un plan para capturarlas. No es de extrañar, pues, que tras la explosión de la Hispanidad en 20 naciones débiles, el foco de los británicos estuviera en apropiarse de ellas. Y así sucedió desde un primer momento, cuando el propio Bolivar cede la explotación de ciertas minas a los ingleses a cambio de la concesión de préstamos. No pensemos que esta situación sólo se dió en los países de Hispanoamérica, tambíen se dió en la propia España, que cedió estúpidamente y a precio de saldo en el siglo XIX la explotación de las minas de mercurio de Almadén (la más grande del mundo) y la de cobre de Rio Tinto (también la más grande) a la familia Rothschild, aprovechando, como no, la práctica bancarrota de las arcas del indigno Fernando VII. Añadiendo a estas, la propiedad de otras minas por el mundo, esta famosa familia ejercía un monopolio mundial sobre mercurio y el cobre e incrementaron enormemente su fortuna. Otro hecho más que confirma la profunda unidad de los países de la Hispanidad, incluida la propia España: hemos sufrido los mismos procesos históricos desde hace varios siglos, y la subordinación al mundo anglosajón a través de las finanzas es uno de ellos. Llevamos 200 años así: utilizando la trampa de la deuda y mediando políticos estúpidos o abiertamente corruptos, los intereses extranjeros se hacen con la explotación de los recursos mineros. Un buen ejemplo es la situación actual de la minería en Argentina. Como explica de forma clarividente Don Marcello Gullo, intelectual y politólogo argentino brillante, las compañías mineras anglosajonas tienen via libre en argentina para hacer lo que quieren: no sólo es que los impuestos sobre su actividad sean ridículos y que la legislación permite cualquier desmán, es que acepta que sean ellas mismas quienes declaren cuánto es el mineral extraido, en algunos casos incluso después de haber sido exportado en bruto al extranjero, sin la menor verificación. Como bien dice Gullo, es como “poner a la zorra a cuidar, a contar las gallinas”. Entre otras decisiones nefastas, la reforma constitucional aprobada en 1994 por el gobierno de Carlos Menem deja en manos de los gobiernos de las provincias la explotaciòn de los recursos naturales. De esta forma, desde entonces se dió una enorme asimetría en las negociaciones entre los pequeños gobiernos provinciales y las multinacionales mineras, multinacionales que tenían facturaciones anuales varias veces superiores a los presupuestos de los gobiernos provinciales. Esta asimetría trajo ingentes casos de corrupción, en un sector que es reconocido por instituciones internacionales como el más proclive a la corrupción, más incluso que el de la construcción.Es decir, un escenario inmejorable para la élite financiera, en el que los países se comportan como protectorados insignificantes, ellos obtienen casi la totalidad de las ganancias y sólo dejan migajas y contaminación para el país subordinado. A la luz de esta situación, que es compartida en todos los países de hispanoamérica, parece lógico que el primer paso hacia una reordenación, un acercamiento, un primer paso práctico y beneficioso, debería ser acordar, coordinar una acción conjunta en pos de sacar más provecho, sacar más beneficio de la explotación de ciertos recursos mineros. ¿Y cuales podrían ser esos recursos mineros? La naturaleza ha querido sugerir una clara oportunidad: el caso del Litio. El mineral de Litio es cada vez más relevante dado que es necesario para la fabricación de baterías, en especial de los nuevos vehículos eléctricos. Los 3 países con las mayores reservas conocidas de Litio son hispanamericanos: Bolivia, Argentina y Chile, que cuentan con en torno al 80% de las reservas mundiales conocidas. Este hecho representa una enorme oportunidad para configurar un cartel del Litio, similar al cartel de la OPEP, de los países productores de petróleo, y parece bastante simple: Sólo es necesario coordinar a 3 países para crear el cartel. El establecimiento del cártel aseguraría precios altos y renta para los 3 estados ya en el corto plazo. Estas rentas deberían destinarse en parte a desarrollar internamente el know-how para poder explotar estos recursos sin ayuda de multinacionales extranjeras. Los países deberían asegurarse de que la explotación de este mineral está plenamente bajo su control, pese a que inicialmente puedan optar por apoyarse en compañías mineras internacionales que dispongan de la tecnología de explotación.La mayor parte de los beneficios de la extracción del Litio debería quedarse en los estados del cartel. Las compañías mineras extranjeras, que deberán aceptar un rol secundario, estarán encantadas de colaborar en la explotación siempre que haya algo de beneficio para ellos, al igual que sucede por ejemplo en China, donde los extranjeros sólo pueden participar con un rol minoritario en la propiedad de compañías. ¿Qué otras ventajas tendría esto a corto plazo?En primer lugar, lanzar un mensaje claro, inequívoco de que la unidad es fortaleza. Y de que esta unidad de acción puede conseguirse en la práctica.En segundo lugar, abriría inmediatamente la consideración a la coordinación de acción en la explotación de otros recursos mineros, en los que hispanamérica tiene un papel destacado, como la plata o el cobre. Más allá de eso, también desataría una reflexión sobre cómo implementar estrategias similares para explotar mejor otros recursos no mineros, como los agrarios. Y también abriría el debate sobre cómo favorecer el comercio dentro de los países de la Hispanidad, y sobre qué medidas proteccionistas hacia el exterior de la Hispanidad convendría impulsar.En tercer lugar, mostraría claramente que hay más capacidad de generar riqueza si se asume la responsabilidad sobre los recursos propios que si se cede a terceros. Obviamente, esto lleva unido la exigencia de ser capaz de explotar profesionalmente unos recursos, algo lógico y plenamente asumible. Por último, siendo realistas es de esperar medidas de todo tipo, en especial del ámbito anglosajón, para torpedear un acuerdo, un cartel de este tipo. Las enormes ventajas deberían instar a superar todo posible freno. Sin duda, no será un camino fácil, y habrá que sopesar cada medida, cada paso y contrastarlo con la realidad geoestratégica de cada momento, dado que “la política es el arte de lo posible”. Con este objetivo, contamos con una situación favorable, que es la lucha por la hegemonía mundial de las 2 superpotencias, China y USA, y el hecho de que, al menos durante unos años, una Hispanidad débil puede amagar con acercarse a uno o a otro en función de sus intereses. Creemos en que la unidad de la Hispanidad es el mejor camino para el bienestar de nuestros conciudadanos. Si empatizas con estas ideas, si compartes nuestros argumentos, si tus valores son los nuestros, comparte este video, suscribete al canal y afiliate a la asociación HispaUnidad.

Deja una respuesta